UN TRIBUNAL ESPECIAL DE LA UE ACUSA AL E.L.K DE CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD


Un fiscal estadounidense a petición de Bruselas, Clint Williamson se encargará de un Tribunal europeo aún no constituido para juzgar a los responsables albano-kosovares del E.L.K de los crímenes de asesinato, secuestro y violaciones contra la comunidad serbia y gitana de la provincia serbia de Kosovo y Metohija.

Sin duda a primera vista se trata de una buena noticia. Pero sólo el enunciado de la decisión presentada esta tarde en la capital europea induce a la perplejidad. Este Tribunal que se ha creado bajo el amparo del Equipo especial de investigación de la UE para Kosovo, será dirigido por un norteamericano. Desde luego a las autoridades comunitarias no les preocupan las posibles suspicacias que pueda despertar esta decisión, dada la ostensible falta de neutralidad del actor más relevante de la investigación y encausamiento. Cuando todavía no han terminado los festejos kosovares (albaneses) por la celebración de la independencia y su religiosa devoción y lacayo agradecimiento al liberador americano.


El señor Williamson dice seguir la línea de investigación de Dick Marty y los trabajos iniciados por Carla del Ponte. No obstante cabe preguntarse por qué no fueron ellos quienes se ocuparon de un proceso que iniciaron y cuáles fueron los motivos que provocaron el cese de sus actividades cuando esta estaba muy avanzado y se habían hecho multitud de trabajos de campo, recogida de pruebas y testimonios cuyas conclusiones parecen haberse quedado en un cajón. Vistas y oídas las afirmaciones del nuevo fiscal que antes de empezar ya conforman toda una declaración de intenciones.

Ha evitado dar nombres de los acusados que cifra en una docena. Todos ellos con altos cargos de responsabilidad en el E.L. K. Las víctimas mortales según el Tribunal son de 500 muertos y 300 personas desaparecidas.

A diferencia del estudio hecho por sus colegas del Consejo de Europa (Marty) en 2010 en el que se hablaba de un tráfico de órganos masivo con implicaciones internacionales reconocidas y con Hasim Thaci como máximo responsable, el fiscal estadounidense sólo encuentra “pruebas concluyentes en un puñado de casos.

Según sus propias palabras: “ El número de casos de tráfico de órganos se ha exagerado y no sirve para nada, sólo ha causado un mayor dolor a las familias de los desaparecidos, parecía que cada serbio desparecido hubieran sido raptado para este fin”.

La creación de este tribunal persigue llenar el vacío que ha dejado el Tribunal Penal Internacional para los Crímenes de la Exyugoslavia, pues este no puede juzgar los delitos y crímenes cometidos al acabar la guerra. Como dice Williamsom; “Quince años después contamos con informaciones sólidas que esos crímenes se cometieron y fueron dirigidos desde la organización E.L.K pero nos faltan pruebas físicas, no tenemos ni cuerpos ni nombres, ni identificados”.

Los trabajos para la excavación en lugares señalados como fosas comunes de las víctimas serbias, gitanas y albanesas se suspendieron, para posteriormente ser arrasados a manos de los partidarios del E.L.K (gobierno) sin que ningún soldado de los miles que forman la EULEX lo impidiera.

El fiscal ha pedido ayuda y colaboración al gobierno kosovar, encabezado otra vez más por Hashim Thaci que ha saludado la decisión de Williamson como una oportunidad para que la justicia internacional acabe de una vez por todas con los infundios que le acusan de tráfico de órganos, de seres humanos y asesinatos.

Además Ramush Haradinaj, recientemente absuelto por el Tribunal de la Haya ha añadido que “ninguna actuación criminal individual podrá ensuciar la victoriosa guerra de liberación emprendida contra los serbios”.

Fuente: Yugoslavos