CONFERENCIA SREBRENICA CIUDAD SIN DIOS

El 30 de Mayo tuvo lugar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid  con notable éxito de público la Conferencia  Srebrenica Ciudad Sin Dios. El acto fue organizado por el propio Semanario Serbio y la ONG  Proyecto histórico Srebrenica presidida por Stephen Karganovic, uno de los tres ponentes.

Los otros dos fueron; el periodista  belga “rebelde” Michael Collon y el Doctor Luis Eduardo Aguirre, hombre de leyes y profesor con una gran trayectoria académica en su haber.

Aleksandar Vuksanovic, periodista y director de Semanario Serbio se reservó el papel de presentador-moderador  del acto.

La Conferencia sirvió a su vez como celebración del décimo aniversario de Semanario Serbio.

La presentación no dio lugar a las dudas. Se trataba de una disertación cuyas bases eran contrarias a la controversia, contra el negacionismo, y según las propias palabras del Señor Vuksanovic, “de solidaridad con las víctimas de un horrendo crimen”.

También se quería recordar a las víctimas serbias, las grandes ignoradas de la guerra civil yugoslava.


El Doctor Aguirre fue el primero en intervenir y señaló dos aspectos fundamentales sobre el tratamiento jurídico de la guerra.

Uno es “la empresa criminal conjunta “, de la que no dió detalles, pero que es la figura jurídica que ha permitido juzgar y condenar a todos los altos cargos serbios mientras que ha sido refutada en todos los casos cuando los acusados eran croatas, bosnio-musulmanes o albanokosovares. La empresa criminal conjunta poco tiene que ver con otros cargos gravísimos como el de crímenes de guerra, contra las costumbres de la guerra, la limpieza étnica o el genocidio, palabra que no fue cuestionada ni una sola vez, y únicamente citada en dos ocasiones, una en la presentación y otra en una intervención durante el turno de preguntas. Como si no hubiera otra definición para masacres y espantosos crímenes de guerra que la de genocidio. La gravedad debe ser probada y castigada por los tribunales, no por los medios de comunicación ni por los gabinetes de potencias extranjeras.

La segunda aportación del señor Aguirre fue más certera y nos habló de un Sistema Penal de control mundial cuyo renacimiento   no es casual. La aparición de estos  tribunales tiene mucho  que  ver con la caída del Estado del Bienestar. Los culpables son los perdedores, los que no tienen poder, o quienes lo perdieron y ya no son de utilidad. La clásica y siempre actual caída en desgracia. Pero el Doctor seguía haciéndose preguntas:

¿Por qué  se repudian terribles matanzas de un bando y otras se olvidan?

¿Por qué algunas carecen de castigo? (Y otras son premiadas)

Las intervenciones humanitarias dejan grandes interrogantes.

Stephen Karganovic, letrado estadounidense de origen serbio empezó su presentación con la fotografía de una fosa común. Todos supusimos que se trataba de Srebrenica  y que su alocución versaría sobre el número de muertes, de ambos bandos y los análisis forenses independientes que  conoce perfectamente y tanto cuestionan la versión oficial dada por Madeleine Albright y que año a año incrementa el Alto representante Internacional y el  gobierno bosnio-herzegovino, que como nos vino a explicitar la intervención de un miembro de la embajada lo es sólo de la facción musulmana.

Pero no fue así, Karganovic en un muy hábil juego de percepciones, verdades y mentiras sorteó las tramposas convenciones mediáticas para desvelarnos que la foto pertenecía a  Fallujah, Irak. Y que los restos óseos  no eran de  ejecutados por el régimen de Saddam Hussein, como nos induciría a pensar la línea editorial de cualquier noticiero televisado. No, los muertos fueron consecuencia de una masacre orquestada por los aliados tras el linchamiento y muerte de cuatro contratistas americanos ocurridos en dicha ciudad. La fosa cuenta con un millar de cadáveres.

Karganovic continuó con su exposición. Srebrenica está fuera del pensamiento crítico, no es más que una herejía atroz. Quien lo hace, dijo con una gran experiencia personal al respecto, está expuesto a consecuencias desagradables.

Los dictámenes del Tribunal de la Haya, del Parlamento de la Unión Europea no son otra cosa que una suerte de escritura sagrada. Citó a  nuestra admirada Diane Johnston y su obra como ejemplo del uso político que se ha hecho de Srebrenica.

Hubo también palabras  recordando lo dicho por Ban Ki Moon ;sin Srebrenica no habría existido el principio tan loable de guerra humanitaria.
Otro viejo conocido, el antiguo embajador estadounidense en Croacia, Peter Galbraith auténtico martillo de todo lo que oliese a Yugoslavia y uno de los artífices  de la independencia montenegrina, dijo con un nada disimulado cinismo:

“Srebrenica preparó el terreno de la Operación Tormenta (limpieza étnica de serbios de la Krajina), moral y políticamente”.

Palabras semejantes fueron las dichas por Hilary Clinton con respecto a la campaña de castigo y reconcentración de contratos petrolíferos sufridos por Libia:

“Hemos evitado una nueva Srebrenica en Libia”.

“Nunca más Srbrenica” fue la mayor baza del Secretario Gral de la ONU para sellar un acuerdo de colaboración con los Estados Unidos para una política de estrategia global para la prevención de atrocidades.

Hasta aquí llego la muy interesante pero genérica aportación del abogado Karganovic, que marcó el camino para la posterior intervención de Michael Collon que habló de manipulaciones mediáticas, de  mil y un escenarios internacionales, de las miserias traídas por las multinacionales y el colonialismo de toda laya.

Destacable fue su llamada a una mayor participación contra las decisiones tomadas por el poder y su posición combativa ante la izquierda europea que aplaude fervorosamente  estas campañas humanitarias  que llenan el cielo de cazabombarderos, la tierra de minas, los hospitales de  muertos y heridos, y la tierra de ruinas y cenizas de lo que antes habían sido ciudades y bienes civiles.

La dispersión y poca concreción apuntada por el inicio de la conferencia se iba acentuando paso a paso. El papel de Srebrenica como desencadenante de la intervención y de la OTAN, y el rol jugado por los medios dejo paso a generalizaciones, muy interesantes pero que desgraciadamente no nos ayudan a conocer  algo más de lo que sucedió en aquel enclave protegido por la ONU,  feudo de las milicias islamistas de Nasser Oric, como sí acertó a recordar Michael Collon.

Pero cuyo debate será muy difícil afrontar con una mínima normalidad entre las principales víctimas, serbia y musulmana (BOSNIOS) objetivo este declarado como el principal por el moderador. Esto se corroboró con la visita sorpresa, del ya mencionado funcionario de la Embajada Bosnia que arremetió contra propios y extraños. Especialmente contra Karganovic, un enemigo de peso por sus declaraciones, alegaciones y defensas en el TPIY que evitó con cortesía entrar en una polémica que sí se adueño de buena parte de los asistentes, algunos de ellos visiblemente indignados.

El genocidio no es negociable, es un hecho avalado por USA y la ONU, así que es innegable, vino a decirnos el elegante funcionario bosnio políglota. Las opiniones vertidas en el acto le resultaron "escandalosas, propias de gente sin conciencia ni moral".Negadores del Genocidio que no merecían tener una sala en un centro como el Círculo de Bellas Artes. A lo que fue interpelado por el presentador; que esto decía mucho de la naturaleza democrática de esta sociedad.

Esto no pareció contentar al señor que defendía la nacionalidad bosnia-herzegovina como algo exclusivamente musulmán, que desvarío hasta llegar al punto de afirmar que Alcaeda también podría  obtener una sala, otra vez más el proserbismo del mundo entero en contra de la Bosnia-Musulmana, víctima incólume de todas las agresiones.


Me resulta  difícil, no imposible  creer que al –Kaeda pudiera obtener una sala de conferencias en Madrid, lo que si es seguro es que si la obtendría  en Sarajevo, con gastos pagados y pasaporte con flor de lis y escudo azulito  como ya sucedió durante la guerra con Ben Laden. Aunque es mucho suponer con la cantidad de imponentes mezquitas saudítas que salpican la biografía de la antigua república de Bosnia –Herzegovina.

Por si la perdida de rumbo no fuese ya suficiente, una periodista, nada menos que la redactora  jefe de Córdoba Internacional  (canal islámico saudita) se encargó de avivar el fuego de la discordia, en el que esgrimió un documental (imágenes de lloros, de familias destrozadas, de víctimas y plegarias musulmanas por quincuagésima vez que nada esclarecen) como prueba irrefutable de que lo sucedido fue un genocidio, insistiendo en la línea del representante gubernamental bosnio. Este extremo no fue negado en ningún momento durante toda la conferencia.

Terminó por formular una pregunta sin interés alguno al señor Collon no sin antes afear que los serbobosnios celebrasen una fiesta de no sé que santos comiendo cochinillo.


Aleksandar Vuksanovic recomendó como contrapartida el gran documental, Srebrenica, ciudad traicionada de Olaf Flyum, realizado por noruegos y bosnio-musulmanes cuya exhaustiva investigación y documentación dan pie a un análisis en profundidad y un debate que no pudo darse en esta Conferencia. Y es que  Srebrenica sigue siendo  una espina muy difícil de extraer, esta clavada demasiado honda.

No obstante hay que felicitar  a Semanario Serbio por su insistencia y denodada lucha para que esta conferencia viera la luz. Es fuera de toda duda un acto pionero en España que merece  reconocimiento y apoyo. Quizá sea un precedente para un mayor entendimiento futuro, muy difícil de imaginar hoy en día pero por el que algunos trabajan desde hace años para que la verdad termine saliendo a flote. Y esta suele ser mucho más ambigua y menos complaciente que la versión oficial.

Enlace con el video integro de la conferencia:

* Hay que agradecer que todos los ponentes extranjeros utilizaran más que correctamente la lengua española, un autentico vehículo de comunicación y de cultura.

Fuente:
Eduardo J. García
Yugoslavos