EE.UU NO QUIERE QUE ALBANIA AVIVE EL ULTRANACIONALISMO

Estados Unidos ha advertido a los líderes de la OTAN y a su aliado Albania, en términos muy claros: “hay que poner fin al avivamiento ultranacionalista en el período previo a las elecciones de Albania, ya que se corre el riesgo de desestabilizar la región”. 

Frente a una competencia reñida en las elecciones parlamentarias de junio, el Primer Ministro Sali Berisha, con sus encendidas proclamas a favor de la creación de una Gran Albania, ha levantado el malestar en los estados vecinos, que son el hogar de millones de albaneses. 

En noviembre pasado, el ministro de Relaciones Exteriores de la vecina Grecia, boicoteó la festividad del centenario de la independencia de Albania en Tirana, después de que el propio Berisha llamara a un pueblo griego y su comarca circundante como "tierras albanesas". El presidente de Macedonia, donde un cuarto de la población es de origen albanés, tampoco asistió al evento. 

En un comunicado al Ministerio de Relaciones Exteriores de Albania, según informaron diferentes periódicos el pasado viernes, El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que los líderes de Albania estaban creando una “espiral peligrosa en la zona”, dada la historia de conflictos étnicos en los Balcanes. 

Ciertos comentarios "no sólo distraen la atención de las prioridades de la región, sino que incitan potencialmente a la violencia, socavando la paz y la estabilidad", dijo. 

Aún más claro fue el mensaje a los políticos albaneses de "mantenerse al margen de los asuntos de Serbia", que se encuentra en un delicado proceso de conversaciones con la Unión Europea. 

Un portavoz de la embajada de EE.UU declinó hacer más comentarios sobre el comunicado. 

HISTORIA DE CONFLICTOS 

Berisha se ha quejado en repetidas ocasiones sobre la “albanofobia” de sus vecinos. Prueba de esta “albanofobia” sería para Berisha que las autoridades serbias se enojaran porque él se refiriera a unos ex guerrilleros de etnia albanesa como "héroes de la nación albanesa"(Recordemos que para el propio Departamento de Estado norteamericano, el U.C.K ,así como sus variantes de Presevo o Bujanovac, es un grupo terrorista)

Los insurgentes albaneses libraron combates armados en el sur de Serbia y Macedonia en 2000 y 2001. Esos conflictos fueron un efecto secundario de la guerra de 1998-99 de Kosovo, donde la OTAN puso fin a una campaña de ofensiva serbia para sofocar el separatismo. 

Kosovo declaró su independencia en 2008. Pero la pobreza, el desempleo y la falta de integración siguen alimentando el descontento entre los albaneses étnicos de la región. 

Washington fue la fuerza impulsora detrás de la adhesión de Albania a la OTAN en 2009, y está presionando a Tirana para que las próximas elecciones de junio estén libres del fraude y la violencia tradicionales, condición indispensable para que Albania consiga la adhesión a la U.E. 

Los analistas dicen que Berisha puede tener miedo ante la aparición de un nuevo partido nacionalista, denominado Alianza Negro y Rojo(los colores de la bandera de Albania), que le pueda robar votos. Por lo que estaría aumentando la retórica nacionalista en sus mensajes. 

"Berisha está actuando mal si quiere utilizar el nacionalismo como chaleco antibalas para evitar que las elecciones le vayan mal", dijo el legislador de la oposición y ex primer ministro albanés Pandeli Majko televisión. 

Pero Berisha defendió su enfoque: 

"Este nacionalismo no tiene reivindicaciones territoriales", dijo en una sesión del Parlamento. (Por eso habla de la Gran Albania) "Este nacionalismo no se basa en doctrinas de exterminio, como los nacionalismos que nos rodean." (En Solidaridad Kosovo hemos presentado multitud de pruebas sobre el exterminio de población serbia de Kosovo)

Fuente:Reuters