EL TRIBUNAL DE CUENTAS DE LA UNIÓN EUROPEA RECONOCE QUE KOSOVO ES UN "ESTADO" FALLIDO

Bruselas, 30 oct (EFE).- El Tribunal de Cuentas Europeo afirmó hoy que la ayuda financiera de la Unión Europea (UE) destinada a Kosovo ha tenido hasta el momento una "eficacia insuficiente", y criticó que las autoridades del país balcánico "no den prioridad" a la consolidación del estado de derecho. Estas son las principales conclusiones del organismo encargado de auditar las finanzas de la UE en su informe divulgado hoy sobre Kosovo, el principal beneficiario per cápita de la ayuda comunitaria en todo el mundo.

El Tribunal considera que la asistencia "no ha sido suficientemente eficaz", aunque sí reconoce que las ayudas han contribuido al desarrollo de capacidades, "principalmente en el ámbito aduanero", informó el organismo europeo en un comunicado. "La asistencia a la policía y al poder judicial ha tenido un éxito moderado", mientras que los niveles de delincuencia organizada y de corrupción "se mantienen altos" en el país balcánico, señala el órgano con sede en Luxemburgo. El poder judicial "sigue adoleciendo de injerencia política, ineficacia, falta de transparencia y de cumplimiento de sus resoluciones", añade el Tribunal. También señala como "grave problema" la "limitada capacidad de protección de los testigos clave en casos destacados por parte de las autoridades de Kosovo", así como "las dificultades para trasladar a los testigos al extranjero". Por último, el Tribunal subraya que "apenas se ha avanzado en la instauración del estado de derecho en el norte de Kosovo". Según el miembro del Tribunal responsable del informe, Gijs de Vries, las autoridades de Kosovo "conceden una prioridad insuficiente al estado de derecho, y el apoyo de la Unión debería ser más eficaz".
 

A juicio del Tribunal, el incentivo que constituiría la potencial adhesión de Kosovo a la UE "está amenazado por la ausencia de una posición común" de los Veintisiete sobre su independencia, al contrario de lo que ocurre con otros países de los Balcanes Occidentales. La Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) han aceptado las conclusiones del informe. Entre 1999 y 2007, Kosovo recibió 3.500 millones de euros en ayudas y de esa cantidad dos terceras partes provenían de la Unión Europea. Para el período 2007-2011 la asistencia comunitaria a la creación del estado de derecho en Kosovo ascendió a unos 1.200 millones, según datos del Tribunal. Kosovo declaró unilateralmente su independencia de Serbia el 17 de febrero de 2008, que ha sido reconocida por 22 países de la UE, aunque no lo han hecho España, Grecia, Chipre, Rumanía y Eslovaquia.