PRIMERA MISIÓN HUMANITARIA DE SOLIDARIDAD KOSOVO




El pasado 31 de marzo, a las siete de la mañana, nos dimos cita en Alcalá de Henares los componentes españoles que formábamos parte de la primera expedición de Solidaridad Kosovo (Borja, Jorge, Rafael, Héctor, Miguel y la presidente de la organización Lourdes Simón), para partir con destino a la provincia Serbia de Kosovo – Metohija. Un viaje que duró 8 días y que nos llevó a recorrer más de 6.500 Kilómetros con el objetivo de socorrer a la población Serbia de esta región, una minoría étnica y religiosa sometida a una violación constante y sistemática de sus derechos fundamentales, sin que los organismos internacionales que dicen garantizarlos, como pudimos comprobar, hagan nada al respecto en cuanto a la defensa de los mismos.

Tras un breve receso para tomar algunos cafés y distribuir la carga correctamente, nuestro convoy compuesto por un turismo y un furgón cargado con 10 metros cúbicos de ayuda humanitaria, dividida ésta en muebles, comida, textiles, juguetes y material deportivo, emprendió su viaje hacia la región de Kosovo. Al llegar a la altura de la ciudad francesa de Nimes, el furgón se desvió dirección Lyon para recoger a Arnaud Gouillon (miembro de Solidarité Kosovo Francia y guía de la misión por sus altos conocimientos geográficos de la zona y perfecto dominio de la lengua serbo-croata), mientras, el turismo, continuó por la costa azul con el fin de ahorrar costes. Ambos vehículos, se volvieron a reencontrar poco después para continuar el viaje de forma conjunta.

Después de dos días de conducción continuada, apenas parando para comer y descansar, y tras atravesar parcialmente 6 países, conseguimos alcanzar la aduana de la provincia de Kosovo al atardecer del tercer día de viaje. Allí tuvimos que parar en el “puesto fronterizo” tres largas horas, entre papeleo burocrático, registro de la mercancía y pago de elevadísimos tributos (hasta 10 veces superiores en comparación con otras aduanas por las que cruzamos). Y fue en este momento de larga espera, que observando detenidamente la tabla de precios expuesta en las ventanilla del puesto donde se abonan las tasas, que nos dimos cuenta de la primera evidencia palpable de discriminación hacia los ciudadanos serbios, a los cuáles, entrar en la provincia de Kosovo les cuesta el doble de dinero que a cualquier otra persona de otra nacionalidad.

Superadas todas las incidencias y anocheciendo sobre Kosovo, nos adentramos en la región donde nos alojaríamos las 3 siguientes noches. Durante el recorrido, observamos paisajes desoladores, pobreza extrema, casas arrasadas, carreteras en pésimo estado, toneladas de basura arrojadas en los campos y ríos gravemente contaminados. Al llegar a nuestro destino, fuimos recibidos con grandes muestras de afecto por nuestro amigo serbio Bojan, quien nos invitó a degustar una cena con productos típicos de la gran cocina serbia.

A la mañana siguiente, nos pusimos en marcha bien temprano, visitando primeramente a una mujer anciana y enferma cuyo domicilio se encuentra en las cercanías de la localidad de Laplje Selo, llevándole alimentos y realizando reparaciones en su desvencijada casa, una experiencia que nos marco profundamente al ver la precaria situación en la que vivía.

LOS COOPERANTES AYUDAN A UNA ANCINA CERCA DE LAPLJA
A continuación nos dirigimos a la villa de Staro Gracko, para entregar juguetes, caramelos y material deportivo en una escuela. Dicha visita estuvo marcada de una gran emotividad al observar el lugar donde en 1999 fueron asesinadas decenas de personas por extremistas musulmanes albanokosovares, alguna de las cuales a la corta edad de 4 años, tal como nos recuerda la placa conmemorativa expuesta en el muro donde ocurrió el macabro suceso.
RECUERDO A SERBIOS ASESINADOS POR EXTREMISTAS
Con posterioridad seguimos repartiendo material por varias escuelas situadas en los enclaves serbios de Gracanica y Kamenica Kosovska, para antes de parar a comer ser entrevistado Arnaud Gouillon por la cadena de televisión Kim. 
NIÑOS Y NIÑAS DISFRUTANDO CON SUS NUEVOS JUGUETES
ARNAUD ENTREVISTADO
Ya por la tarde, fuimos invitados por Bojan y su mujer a hacer un recorrido por la ciudad de Prizren, cuna del pueblo serbio. Allí pudimos presenciar en primera persona los resultados de la guerra de Kosovo de 1999 y el posterior pogromo de población serbia en el 2004, donde se profanaron monasterios, se dañaron obras de arte y se arrasaron miles de casas. Paseando por sus calles, fuimos conscientes del grave sufrimiento del pueblo serbio. Si hace más de 12 años vivían aquí más de 30.000 serbios, hoy apenas lo hacen 25. Y aun así, todavía a día de hoy, los lugares de culto serbios son protegidos por policías y alambres de espino , siendo las calles patrulladas por numerosos soldados de la KFOR . Como prueba del clima de terror que aún se respira, la noche siguiente a nuestra presencia en la ciudad, la Catedral de la Virgen de Ljeviska, patrimonio de la humanidad, fue objeto de la colocación de un artefacto explosivo

 POLICÍA Y ALAMBRES DE ESPINO PROTEGEN LA CATEDRAL EN RUINAS.
MEZQUITA DE SINAN PASHA CON LA DESTRUÍDA CATEDRAL DEL CRISTO SALVADOR AL FONDO A LA IZQUIERDA.
A la mañana del día siguiente, seguimos haciendo el reparto de la ayuda humanitaria por diferentes pedanías dependientes del municipio de Ropotovo (Kamenica Kosovska), donde también se nos encogió el corazón al ver el estado lamentable en el que estos niños tienen que vivir diariamente. Nos encontramos con escuelas con mobiliario destrozado, sin calefacción y con material deportivo en pésimas condiciones.

REPARTO DE JUGUETES EN KAMENICA
                                                              
A media mañana nos acercamos al club de futbol situado en la población de Silovo, donde hicimos entrega de material deportivo compuesto principalmente por 20 balones. El acto de entrega fue grabado en todo momento por la televisión serbia PULS, que también entrevistó a nuestro portavoz Borja Heras. 
BORJA ES ENTREVISTADO
                        
JÓVENES DE SILOVO JUNTO A MIEMBROS DE SOLIDARIDAD KOSOVO

Ya por la tarde, visitamos el monasterio de Draganac en Gnjilane donde entregamos el mobiliario restante (camas, estanterias, etc). Los monjes nos recibieron calurosamente, ofreciéndonos dulces artesanos y narrándonos interminables historias de vejaciones, de falta de libertades y de terror diario.

CASAS DE SERBIOS QUEMADAS Y DESTRUIDAS EN METOHIJA
LOS COOPERANTES JUNTO A LOS MONJES DE DRAGANAC 
Al finalizar el día, teníamos intención de visitar el monasterio de Decani en Metohija, pero no fue posible por razones de seguridad. La noche anterior, en sus muros, habían aparecido pintadas amenazantes y de exaltación del grupo terrorista UCK.
MONUMENTO A LA U.C.K EN EL CENTRO DE PRIZREN
En la mañana de nuestro último día en la región de Kosovo, visitamos el monasterio medieval y patrimonio de la humanidad de Gracanica (gravemente dañado durante la ocupación turca). A la salida del mismo nos sorprendió ver a periodistas de la cadena de televisión Kim entrevistando a distintos ciudadanos que pasaban por el lugar. Al acercarnos para informarnos de lo que sucedía, nos enteramos del atropello de dos jóvenes serbios, en ese lugar y durante la noche anterior, por, presumiblemente, ultras albanokosovares de un club de fútbol. 
MONASTERIO DE GRACANICA
A primera hora de la tarde, emprendimos nuestro viaje de regreso, abandonando la provincia de Kosovo dirección a Belgrado, donde celebramos el éxito de la misión y retomamos fuerzas para el viaje de regreso a Madrid que duraría 30 horas. 
LA SATISFACCIÓN DEL TRABAJO BIEN HECHO
De este primer viaje de Solidaridad Kosovo, podemos estar satisfechos por el trabajo realizado, el corazón agradecido por el recibimiento y hospitalidad del pueblo serbio, y la firme convicción de continuar nuestros esfuerzos en defensa de los derechos y libertades de los serbios de Kosovo.

Solidaridad Kosovo - España